Valvulas el34 -sonido marchall-

Artículo publicado por la revista especializada Guitarra Total en el número 44
Escrito por Jorge Bueno
Esta es una breve historia de uno de los modelos de válvula que más ha marcado el sonido clásico del rock: la EL34.

Su origen Europeo la ligó de inmediato a marcas legendarias inglesas
como Marshall, Orange o Hiwatt. Supongo que todos sabréis quién fue el inventor de la bombilla incandescente. Claro, el Sr.Edison. Este genio americano de finales del siglo pasado también llegó a descubrir que al
introducir una placa metálica en el interior de la bombilla se generaba un flujo de electrones entre el filamento y esta placa. Este descubrimiento fue bautizado con el nombre de ‘Efecto Edison’. Pero fue Fleming el encargado de llevar a la práctica el descubrimiento de Edison e inventar el primer diodo de vacío.
A principios de este siglo Lee de Forest introdujo un tercer electrodo (la rejilla) al diodo descubierto por Fleming para poder controlar el flujo de electrones entre el cátodo (antiguamente el cátodo y el filamento eran lo mismo) y el ánodo (la famosa placa metálica comentada al principio). Había nacido la amplificación. La evolución de este primer triodo dio paso al tetrodo y posteriormente al pentodo.
Fue a principios de los años cincuenta cuando el gigante holandés Philips introdujo por primera vez la EL34 en el mercado del audio. Tanto Mullard como Telefunken empezaron a fabricar sus respectivos modelos de EL34 antes de que acabara la década. En su día no fueron conscientes de ello pero este nuevo pentodo de potencia iba a marcar un estándar en el audio profesional.
Desde entonces la EL34 ha quedado ligada al sonido de leyendas como Marshall, Orange o Hiwatt y a fabricantes de equipos de Hi-Fi como Leak, Dynaco o Marantz. Marshall empezó a utilizar la EL34 a mediados de los años sesenta. Antes había utilizado la Tung-Sol 5881 (USA) primero y la GEC KT66 después. Pero el sonido más característico de Marshall se debe precisamente a la EL34. Desde el año 66 y hasta mediados de los años
ochenta utilizaron las EL34 de Mullard. Cuando esta compañía inglesa dejó de fabricar válvulas en esa época Marshall empezó a montar las EL34 Tesla que fabricaba Teslovak en su factoría de Praga. Estas EL34 se utilizaron hasta finales de los ochenta. Entonces Marshall decidió cambiar primero a las EL34 fabricadas en China y después a las 5881/6L6 de Sovtek para volver recientemente de nuevo al uso de la clásica EL34, en este caso fabricada por Svetlana en Rusia.
Otros fabricantes de amplificadores de la época como Hiwatt, Sun City, Orange o Selmer también utilizaron la EL34 de Mullard. Esta válvula se sigue considerando hoy en día como la mejor de todos los tiempos. No hay ninguna EL34 que haya podido superar la calidad de audio y la tonalidad de la Mullard. Casi todos los fabricantes actuales la toman como referencia y algunos como Svetlana y Electro-Harmonix han aproximado mucho el sonido al de la original,
pero todavía les queda algo de camino por recorrer. Lo cierto es que muchos de nosotros nos tenemos que contentar con los clones actuales porque los precios de las Mullard originales están por las nubes. Las últimas noticias son de que puedes pagar más de 90.000 pts por un cuarteto de Mullard emparejadas. Toda una fortuna.
La verdad es que no tiene que haber motivos de preocupación porque la calidad de fabricación de las válvulas actuales sigue subiendo día a día. A finales de los ochenta casi todos los grandes fabricantes de válvulas cerraron sus compañías. Mullard, Telefunken, Siemens, General Electric, Philips, Sylvania, RCA o Tung-Sol dejaron de fabricar unos componentes que aparentemente habían quedado obsoletos. Sólo el mercado del instrumento musical siguió
siendo fiel a la válvula y se quedó en manos de los inexpertos mercados del Este (Rusia, Checoslovaquia y Yugoslavia) y de oriente (China). No había otra opción. Había que utilizar lo que estos países fabricaban y era realmente muy malo. Pero la fuerte presión de fabricantes americanos y europeos y el retorno del Hi-Fi a válvulas han permitido subir considerablemente la calidad de fabricación en estos países. Incluso las temidas válvulas Chinas de hace 10 años
están llegando a índices de fiabilidad altísimos. El futuro de la válvula está más que asegurado (por más que le pese al señor que inventó el transistor).
EL34 Mullard Los primeros modelos de EL34 fabricados por Mullard en Inglaterra datan de mediados de los
años cincuenta. Al igual que las primeras EL34 de Telefunken, las de Mullard también tenían las bases de los zócalos metálicas. A principios de los años sesenta se empezaron a utilizar bases fenólicas de color granate que posteriormente pasaron a ser definitivamente de color negro.
Esta es la EL34 por excelencia. Ha quedado como un estándar. Su sonido todavía no ha podido ser igualado hoy en día. Si estás interesado en ellas existe un mercado de válvulas antiguas nuevas (NOS) donde se pueden encontrar. Son especialmente caras. Actualmente su precio no baja de las 120 euros  unidad. Hay que tener cuidado porque los últimos lotes de EL34 comercializados por Mullard estaban fabricados en Alemania y no eran Mullard originales (se
pueden reconocer fácilmente porque el diámetro del cristal es claramente inferior al del zócalo). La EL34 de Mullard tenía un buen sustain y unos bajos contundentes. El sonido era muy grande con mucho detalle y definición. Al saturarla sonaba con mucha fuerza y garra pero sin perder nunca el control del sonido.
EL34 Telefunken: Telefunken fabricó la EL34 durante muy poco tiempo. Los primeros modelos de esta empresa Alemana tenían la base metálica y hoy en día se pagan verdaderas fortunas por ellas. Incluso más que por las primeras Mullard. Hay que tener cuidado con las válvulas marcadas por Telefunken porque más del 90% de las que se pueden encontrar en el mercado fueron
fabricadas por RFT en la antigua Alemania del Este y no por Telefunken. Las EL34 originales de Telefunken tenían una respuesta muy refinada en los agudos y medios altos y los graves eran redondos y suaves. La tonalidad general de esta válvula era muy cremosa y musical.
E34L Tesla La antigua fábrica de Teslovak (Tesla) situada en el corazón de Praga se trasladó recientemente a Eslovaquia y cambió el nombre por el de JJ (aunque también es conocida como JJ/Tesla). La construcción de esta EL34 es muy robusta. Esto hace que los graves sean muy gordos y secos y que la respuesta en agudos y medios agudos sea algo agresiva. Después
de unas horas de funcionamiento la cosa mejora. Esta válvula puesta en un combo suele dar problemas porque con la vibración se oye el tintineo de la estructura interna y acaban siendo microfónicas con más facilidad que otros modelos de EL34.
EL34 Svetlana Esta fábrica rusa, competencia directa de Reflector (los que fabrican Sovtek y Electro-Harmonix), se precia de tener una gran calidad en la fabricación de sus válvulas. La EL34 no es un excepción. Este modelo de Svetlana está considerado como la mejor réplica de la antigua Mullard que se fabrica hoy en día. Recuerdo que hace unos cinco años esta válvula era
bastante económica pero debido al éxito que tuvo y a la consecuente demanda el precio se disparó hasta doblar el original. Realmente vale la pena pagar lo que se pide por ella (alrededor de 50 euros). La respuesta en graves de esta válvula es amplia pero a la vez firme y controlada. Los medios son suaves y los agudos brillantes y cristalinos. El contenido armónico es excelente. Tienen muy poca microfonía y un reducido ruido mecánico.
EL34 Electro-Harmonix: Esta válvula es la más reciente en el mercado. Hace poco más de un año que New Sensor decidió crear una nueva línea de válvulas con un claro carácter vintage. Para esta nueva línea han utilizado el mismo nombre de los clásicos pedales de efectos. Y es que detrás de todo esto
está el gran Mike Matthews responsable en los años sesenta y setenta de los pedales Electro-Harmonix. A finales de los ochenta creó New Sensor y empezó a fabricar y a comercializar los amplificadores y válvulas Sovtek en Rusia. Después siguió con la reedición de sus propios pedales y ahora ataca de nuevo con las válvulas Electro-Harmonix. En concreto la EL34-EH es una gran válvula. Sigue los pasos de la Svetlana. En mi ranking personal de EL34 de
fabricación actual ocupa la segunda posición a muy pocos puntos de la Svetlana. Tiene un sonido cálido y grande a la vez. Muy detallada. La distorsión es cremosa. Bajo ruido.
EL34B-STR Ruby: Esta válvula está fabricada por Shuguang de forma especial para Ruby. Es uno de los ejemplos que comentábamos en la introducción de una válvula fabricada en China con muy alta calidad.
La construcción interna es de primera clase. La respuesta tonal es excelente y además puede entregar entre un 15 y un 20% más de potencia que una EL34 estándar. Es muy adecuada para músicos que necesitan sonidos muy grandes. En la línea de las 6550 americanas y de las KT77 inglesas. La respuesta armónica es muy destacable. El sonido está perfectamente balanceado
en todas las frecuencias. Puestas en un Marshall Super Lead o en un JCM 800 pueden sacar entre 115 y 120 vatios de potencia.

Video comparativo 6l6 el34.

Pues yo la verdad no noto la diferencia

Anuncios